Tipos de termopar

Termopar
Tipo
Útil/General
Rango de aplicaciones
Notas
B 1370-1700 °C
(2500-3100 °F)
Fácil contaminación, requiere protección.
C* 1650-2315 °C
(3000-4200 °F)
Sin resistencia a la oxidación. Vacío, hidrógeno o atmósferas inertes.
E** 95-900 °C
(200-1650 °F)
Salida más alta de los termopares metálicos básicos. No sujeto a la corrosión a temperaturas criogénicas.
J 95-760 °C
(200-1400 °F)
Se recomienda atmósfera reductora. Extremo de hierro sujeto a oxidación a elevadas temperaturas--use un calibre más grande para compensar.
K** 95-1260 °C
(200-2300 °F)
Adecuado para atmósferas oxidantes.
N 650-1260 °C
(1200-2300 °F)
Para uso general, mejor resistencia a la oxidación y azufre que el Tipo K.
R 870-1450 °C
(1600-2640 °F)
Se recomienda una atmósfera oxidante. Fácil contaminación, requiere protección.
S 980-1450 °C
(1800-2640 °F)
Estándar de laboratorio, altamente reproducible. Fácil contaminación, requiere protección.
T** -200-350 °C
(-330-660 °F)
Más estable en rangos de temperaturas criogénicos. Excelente en atmósferas oxidantes y reductoras dentro del rango de temperatura.
 

Tipo E

El termopar Tipo E es adecuado para su uso en temperaturas hasta 900 °C (1650 °F) en una atmósfera de vacío, inerte, medianamente oxidante o reductora. A temperaturas criogénicas, el termopar no está sujeto a la corrosión. Este termopar tiene la mayor salida EMF (fuerza electromotriz) por grado de todos los termopares utilizados habitualmente.

Tipo J

El tipo J se puede usar, expuesto o no, donde hay una deficiencia de oxígeno libre. Para la limpieza y una mayor vida útil, se recomienda un tubo de protección. Dado que el cable JP (hierro) se oxidará rápidamente a temperaturas superiores a 540 °C (1000 °F), se recomienda que se utilicen cables de galga más grandes para compensar. La temperatura máxima de funcionamiento recomendada es 760 °C (1400 °F).

Tipo K

Debido a su fiabilidad y precisión, el Tipo K se utiliza ampliamente a temperaturas de hasta 1260 °C (2300 °F). Es una buena práctica proteger este tipo de termopar con un tubo de protección adecuado cerámico o metálico, especialmente en atmósferas reductoras. En atmósferas oxidantes, como hornos eléctricos, la protección del tubo no es siempre necesaria cuando otras condiciones son adecuadas; sin embargo, se recomienda para limpieza y protección mecánica general. Por lo general, el Tipo K tiene mayor durabilidad que el Tipo J porque el cable JP (hierro) se oxida rápidamente, especialmente a temperaturas más altas.

Tipo N

Esta aleación de termopar basada en níquel se utiliza principalmente a altas temperaturas hasta 1260 °C (2300 °F). Si bien no es un sustituto directo del Tipo K, el Tipo N proporciona una mejor resistencia a la oxidación a altas temperaturas y una mayor vida útil en aplicaciones en las que el azufre está presente.

Tipo T

Este termopar se puede utilizar en atmósferas oxidantes o reductoras, aunque se recomienda un tubo protector para una mayor vida útil. Debido a su estabilidad a bajas temperaturas, este es un excelente termopar para una amplia variedad de aplicaciones en temperaturas bajas y criogénicas. Su rango de funcionamiento recomendado es: -200° a 350 °C (-330° a 660 °F), pero se puede utilizar en hasta -269 °C (-452 °F) (helio en ebullición).

Tipos S, R y B

La temperatura máxima de funcionamiento recomendada para el Tipo S o R es 1450 °C (2640 °F); el Tipo B se recomienda para su uso a temperaturas tan altas como 1700 °C (3100 °F). Estos termopares se contaminan fácilmente. Las atmósferas reductoras son especialmente dañinas para la calibración. Los termopares de metales nobles siempre deberían estar protegidos con un tubo cerámico hermético, un secundario tubo de alúmina y un tubo exterior metálico o de carburo de silicio, según lo requieran las condiciones.

W-5 por ciento Re/W-26 por ciento Re (Tipo C*)

Este termopar metálico refractario se puede utilizar en temperaturas hasta 2315 °C (4200 °F). Debido a que no tiene ninguna resistencia a la oxidación, su uso está restringido a atmósferas de vacío, de hidrógeno o inertes.


*un símbolo ANSI
**También adecuado para aplicaciones criogénicas de -200 a 0° C (-328 a 32 °F)